jueves, 23 de junio de 2016

JUAN IGNACIO CRESPO: "La ideología cuenta poco en economía"

Foto: Agustín Catalán
FotoLos gráficos hablan, pero hay que saber escucharles. Juan Ignacio Crespo ha afinado un método para interpretar las curvas que dibujan los índices macroeconómicos y así supo anticipar la crisis de 2008 un lustro antes de que estallara. Con el mismo olfato, predijo el pinchazo de la economía mundial de 2013 y acertó, y ahora, en su último libro, explica ‘¿Por qué en 2017 volveremos a entrar en recesión?’ (Deusto). Que nadie le tome por aguafiestas: tras este breve hundimiento, que durará 18 meses, anuncia un periodo de bonanza hasta 2035. Matemático de formación, dice que solo se limita a revelar lo que esconden los números.

-¿De esa próxima recesión no nos librará nadie?-Me temo que no. Los beneficios empresariales en Estados Unidos han caído y su economía lleva un ciclo muy largo de expansión. Ya le toca una recesión. Siempre pasa igual, sólo hay que mirar las series históricas. Por otro lado, China está sufriendo una desaceleración bestial y las materias primas han caído por la falta de demanda. Pero el mejor termómetro es el comercio mundial, que se ha estancado. Todo apunta a una recesión mundial a finales de este año.

Leer la entrevista en El Periódico de Catalunya


miércoles, 27 de abril de 2016

"El miedo se combate con curiosidad", dice Theodore Zeldin, el sociólogo de la vida íntima

Con sus canas cardadas de sabio loco y su mirada de niño travieso, cuesta acercarse a Theodore Zeldin y soslayar la sensación de estar ante un oráculo. Para colmo, extiende la mano con la excusa de hablar de ‘Los placeres ocultos de la vida’ (Plataforma Editorial), su último libro, donde explica la historia de la experiencia humana poniendo el foco, no en los grandes ideales y las declaraciones con mayúsculas, sino en los asuntos pedestres de la vida de la gente, que analiza en capítulos con títulos como: ¿Qué sentido tiene trabajar tanto?, ¿De qué otra forma podríamos relacionarnos hombres y mujeres?, ¿Cómo se adquiere el sentido del humor? Entran ganas de preguntarle por los secretos de la existencia, pero en cuanto te descuidas es él quien hace las preguntas. De lejos puede parecer retórica de autoayuda. De cerca, Zeldin es una continua incitación a mirar con otros ojos lo que tenemos delante.

-¿Cuál diría que es el mayor reto al que se enfrenta el ser humano del siglo XXI?
-No repetir los errores del pasado. Vivimos con patrones mentales anticuados, y eso nos ata. Decían que habían terminado las guerras religiosas, pero seguimos en la Edad Media. Y que habíamos alcanzado la igualdad, pero hoy unos pocos son dueños de medio mundo. Nos dicen que somos más ricos, pero en realidad todo es más caro. La gente sigue entregando su vida a asuntos que deberían estar resueltos, como tener una casa. ¡Se hipotecan durante 35 años! Sería ideal no repetir estas estupideces del pasado.

Leer la entrevista en El Periódico de Catalunya


domingo, 13 de marzo de 2016

La increíble historia de SIEGFRIED MIER, el superviviente del Holocausto que supo reinventarse varias veces


Foto: José Luis Roca
A falta de la vida que le arrebataron los nazis, el destino le deparó un puñado de vidas que afrontó, exprimió y despachó con la devoción de una oruga entregada a una sucesión inacabable de crisálidas. Él dice que han sido cuatro, por hacer coincidir la cifra con los matrimonios que ha tenido, pero en realidad fueron más las vidas de las que dio cuenta en sus 81 años de intensa existencia.

He aquí Siegfried Meir Bacharach, el vástago de una pareja de judíos nacido en Fráncfort en mayo de 1934. Pero también es '117.943', el número que le tatuaron en el campo de exterminio de Auschwitz, donde perdió la pista de su padre para siempre y vio morir a su madre. Y también es Luis Navazo, el nombre que le puso el refugiado español Saturnino Navazocuando lo adoptó en Mauthausen y después lo llevó a vivir a su lado al sur de Francia.

También es Jean Siegfried, reconocida figura de la 'chanson' francesa que se codeó con las mejores voces del género en los años 50 y 60. Y es el galerista que atrajo las miradas de los parisinos hacia el arte africano a través de las piezas que vendía en su local del barrio Latino cuando dio carpetazo a su etapa de cantante.

En Eivissa, en cambio, le conocen como 'el rey de la isla'. Este es el apodo que le pusieron en las Pitiüses a raíz del éxito que alcanzaron sus negocios de ocio y restauración. También se refieren a él como a uno de los padres de la moda 'adlib', el estilo ibicenco que ayudó a popularizar con las prendas blancas de inspiración hippy que diseñaba y vendía en su tienda, y que luego exportó fuera de la isla. Sin embargo, en los catálogos de arte aparece como Bacharach, el apellido, tomado de su madre, con el que firma las esculturas que aún hoy modela, expone y vende.


miércoles, 3 de febrero de 2016

¿Cómo sobrevivir en la era de la INCERTIDUMBRE?

Hoy los empleos son precarios, la política es un hervidero, las relaciones personales son virtuales, el terrorismo y el clima nos amenazan... 
Vivimos obligados a navegar en un mar de incertidumbres sin los referentes del pasado. Ante este panorama, los sociólogos, psicólogos y politólogos recomiendan al ciudadano del siglo XXI recuperar la autoestima a través del colectivo, en el compromiso con la comunidad, y mantener una cierta distancia ante la avalancha de noticias que nos rodean invitándonos al desaliento.
La era de la incertidumbre que predijo el sociólogo polaco Zygmunt Bauman en su obra ‘Modernidad líquida’ a finales del siglo pasado es hoy una realidad indubitada. Asideros tradicionalmente sólidos como la familia, el trabajo, la nación y la ideología han sido puestos en cuestión, en ocasiones hasta ser reducidos a la irrelevancia.
Estamos obligados a vivir y entendernos en “un mundo donde la única certeza es la certeza de la incertidumbre”, como proclamó Bauman en su discurso de aceptación del premio Príncipe de Asturias de Humanidades en 2010. En el pasado había otros problemas, pero disponer de unas cuantas certidumbres férreas ayudaba a hacerles frente.

Leer el artículo en El Periódico de Catalunya

Descargar en PDF

jueves, 26 de noviembre de 2015

40 AÑOS SIN FRANCO. ¿Qué hacer con tanta estatua ecuestre y tanto escudo del águila en el desván?

La mayoría de los vestigios del antiguo régimen descansan hoy en trasteros municipales de todo el país sin un destino definido. Los expertos en patrimonio reclaman conservarlos para usarlos en el futuro en exposiciones e intervenciones artísticas que expliquen el pasado. Mientras tanto, 40 años después de la muerte del dictador, en las calles sigue habiendo ornamentos que infringen la ley de la Memoria Histórica. El descontrol sobre este patrimonio cultural ha permitido que actualmente una cabeza de Franco ande suelta por Barcelona. Se la perdió de vista cuando fue retirada la estatua ecuestre del caudillo de su emplazamiento en el castillo de Montjuic.

La estatua ‘La Victoria’, que habitó durante 71 años el cruce de la avenida Diagonal y el paseo de Gràcia, concentra en cuatro metros de bronce el devenir de la simbología franquista que pobló, y sigue poblando, la vía pública. Ideada inicialmente para honrar al presidente de la primera república, Pi i Margall, su autor, el escultor Frederic Marès, la reconvirtió en un homenaje a las tropas nacionales que tomaron Barcelona, para lo cual cubrió el pecho que la figura femenina llevaba al aire en el proyecto inicial.

Inaugurada en esta ubicación el 26 de enero de 1940, la escultura fue retirada del ‘cinc d’ors’ el 30 de enero de 2011 y desde entonces descansa en uno de los almacenes que tiene el Museu d’Historia de Barcelona (MUHBA) en la Zona Franca. Ahora, coincidiendo con el 40 aniversario de la muerte de Franco, el monumento formará parte de una intervención artística dentro de las jornadas ‘Franco 40/40, el franquisme en quarentena’ que organiza el Observatori Europeu de Memòries. “La obra ayudará a explicar qué significaron aquellas cuatro décadas de dictadura”, apunta Jordi Guixé, director del Observatori. 

‘La Victoria’ cerrará así un círculo virtuoso y no sólo servirá para recordar los años vividos bajo el yugo del franquismo, sino también la lucha por la libertad que el monumento representa. No en vano, en sus siete décadas de vida fue objeto de numerosos atentados que acabaron persuadiendo a las autoridades de la conveniencia de rellenar su interior de hormigón para evitar una posible voladura.



lunes, 19 de octubre de 2015

INMA CUESTA Y EDUARDO NORIEGA SE DECLARAN "FIELES EN EL AMOR" (Luego ella la lía parda por el retoque de su foto)

Coincidiendo con la presentación de su última película, 'Los miércoles no existen', los actores Inma Cuesta y Eduardo Noriega concedieron una entrevista al Dominical del Periódico de Catalunya que ha traído cola. 
No por la entrevista, sino por las quejas de la actriz a cuento de los retoques de Photoshop que el fotógrafo hizo a su retrato.
La verdad sobre el caso de la foto la cuenta detalladamente Luis Miguel Marco, subdirector del Dominical, en la nota que publicó el Periódico, cuyo enlace aparece más abajo. 
La entrevista fue por otros derroteros: el amor, la fidelidad, el compromiso, la edad adulta... Son guapos, conviven con el éxito y palpan a diario el deseo de sus admiradores, pero ambos reservan para la ficción su dominio de las artes de la seducción. En la película coquetean sin rubor, pero a este lado de la pantalla tienen una percepción de los límites del compromiso amoroso muy diferente: no a los cuernos y sí a la honestidad. Podrían ser una pareja estable.


La verdad sobre el caso de las fotos retocadas: http://goo.gl/qweOYx

lunes, 20 de julio de 2015

ESPANTADOS DE TWITTER. Los linchamientos en la red provocan huidas de twitteros y recelos entre usuarios

Los linchamientos en Twitter, cada vez más frecuentes, provocan deserciones de ilustres tuiteros que cancelan sus cuentas espantados ante los ataques. Los expertos recomiendan ignorar a los trolls o bloquearlos, y si hay amenazas, denunciarlos a Twitter y a la Policía. Pero los que se plantean dejar la red social, o lo hicieron en el pasado, tienen sus razones. También los que ven el fenómeno del pajarito azul desde la distancia.

“Confesados los pecados, dejo la tribu liberado y muy feliz. Empieza la maravillosa vida post-Twitter”. Con esta contundente despedida, el editor y articulista Ernest Folch, director de Ediciones B y presidente de la Associació d'Editors en Llengua Catalana, cerraba su artículo de opinión del pasado 17 de junio en El Periódico, que llevaba por título “Por qué dejo Twitter” . El linchamiento online del concejal del Ayuntamiento de Madrid Guillermo Zapata, desatado en la red a raíz de sus lamentables tuits del 2011, ha sido la gota que ha colmado su paciencia.

Dos días más tarde, el periodista y también columnista John Carlin celebraba en las páginas de El País haberse tomado “unas vacaciones en Twitter” en los días en los que el edil madrileño ardió en la plaza pública de la red social. “Por suerte me quedé callado, no me uní a la flashmob tuitera, y me alegro de ello”, decía en un artículo titulado ‘La turba tuitera’.

Leer artículo en El Periódico